26 dic. 2011

El divorcio le cuesta a Mel Gibson la mitad de su fortuna

Borrón y cuenta nueva... pero una cuenta demasiado cara. Alrededor de 380 millones de euros le ha costado a Mel Gibson divorciarse de Robyn, la mujer que fue su esposa durante 31 años, y madre de siete de sus hijos. El divorcio fue finalizado el viernes en un tribunal de Los Ángeles y se ha convertido en el más caro de la historia de Hollywood.
El protagonista de Arma Letal deberá pagar a su ex nada menos que la mitad de su patrimonio, que en 2006 estaba cifrado en alrededor de 760 millones de euros. La pareja no tenía acuerdo prematrimonial, por lo que legalmente Robyn, de 55 años, tiene derecho a recibir la mitad de todo lo que el matrimonio haya ganado durante sus años de vida en común.
Al parecer, parte de la fortuna de Gibson ya ha sido transferida a su ex mujer. Según la revista People, dos de las casas del actor, ubicadas en Malibú, California, y cuyos valores suman unos 19 millones y medio de euros, fueron puestas a nombre de Robyn durante los meses siguientes a su demanda de divorcio, en 2008.
Pero la millonaria separación no acaba aquí. La ex cónyuge del autor de La pasión de Cristo recibirá, en adelante, la mitad de todas las ganancias de las películas que ingrese su marido por el resto de su vida.
Mel Gibson conoció a Robyn a finales de los setenta, cuando ella trabajaba como enfermera en la consulta de un dentista. Tras 28 años casados, la mujer pidió el divorcio por "diferencias irreconciliables", pero la pareja ya llevaba dos años viviendo separada. Se distanciaron en 2006 tras el escándalo que protagonizó el actor al ser arrestado mientras conducía ebrio por Malibú.
Tras la separación, Gibson mantuvo una relación con la música rusa Oksana Grigorieva, con quien tuvo a su última hija, Lucía, y que también acabó en los tribunales. Grigorieva denunció al actor por agresiones y, durante los meses que duró el juicio, Robyn Gibson salió en defensa de su ex marido.