17 may. 2012

NOTICIAS - NASA calcula unos 4,700 asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra






WASHINGTON.- La NASA calcula que hay unos 4,700 asteroides que son potencialmente peligrosos para la tierra, según los datos de la sonda WISE que analiza el cosmos con luz infrarroja.




La información fue entregada por la Agencia Espacial estadounidense, que señaló que las observaciones de WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) han permitido la mejor evaluación de la población de rocas espaciales que potencialmente podrían afectarnos.


Los asteroides potencialmente peligrosos (PHA, por su sigla en inglés) son un subconjunto del grupo más grande de los asteroides cercanos a la Tierra. Éstos tienen órbitas cercanas a nuestro planeta, de unos ocho millones de kilómetros, y son lo suficientemente grandes como para resistir el paso de la atmósfera terrestre y causar daños si cayeran a la Tierra.


Los nuevos resultados, fueron recogidos por el proyecto NEOWISE, que estudió, utilizando luz infrarroja, una porción de 107 asteroides potencialmente peligrosos cercanos a la Tierra con la sonda WISE, para hacer predicciones sobre toda la población en su conjunto.


Según la NASA hay aproximadamente 4,700 de estos asteroides, con un margen de error de más o menos 1,500, que tienen diámetros mayores de 100 metros. Hasta el momento, se calcula que solamente entre el 20 y el 30 por ciento de estos objetos han sido localizados.


La NASA apunta a que esa población de asteroides coincide aproximadamente con estimaciones anteriores pero NEOWISE ha permitido generar una estimación más fiable del número de objetos totales y de sus tamaños.


"Hemos hecho un buen comienzo en la búsqueda de aquellos objetos que realmente representan un peligro de impacto con la Tierra", dijo Lindley Johnson, responsable del programa para el Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA.


No obstante, "tenemos que encontrar muchos y se necesitará un esfuerzo concertado durante las próximas dos décadas para encontrar a todos los que podrían causar graves daños (a la Tierra) o ser destino de las misiones espaciales del futuro".


El nuevo análisis también sugiere que hay casi el doble de asteroides potencialmente peligrosos de los que se creía antes que residen en órbitas de "menor inclinación", que están más alineados con el plano de la órbita de la Tierra.


La sonda WISE inició oficialmente la labor de auscultar el cielo con luz infrarroja el 14 de enero de 2010, un mes después de ser lanzada al espacio desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea de EE.UU. en California.


Además de detectar asteroides en el sistema solar, la sonda tiene la misión de observar galaxias que se encuentran a miles de millones de años luz de la Tierra.