20 sept. 2011

QUE JEVI - Estudio muestra que cerveza hidrata igual que agua después del deporte





Un
estudio presentado este martes en Bruselas demuestra que el consumo
moderado de cerveza después de practicar ejercicio físico es tan
efectiva como el agua para la rehidratación y la recuperación, según han
afirmado expertos médicos.




Esta
es una de las conclusiones presentadas hoy en el 'VI Simposio Europeo
en Cerveza y Salud', donde han participado especialistas de la UE en
medicina, nutrición y alimentación.


El
doctor Manuel Castillo, de la Universidad de Granada, expuso los
resultados de un estudio llevado a cabo con un grupo de hombres jóvenes,
y que consistió en medir la reacción del cuerpo a la ingesta de agua o
cerveza tras realizar un esfuerzo físico intenso.


"Realizamos
el estudio para comprobar si la costumbre tan extendida de tomarse unas
cervezas después del ejercicio era algo recomendable o no", explicó
Castillo a los medios tras su intervención.


La
conclusión fue que una cantidad moderada de cerveza "no representa
ningún problema que perjudique la rehidratación que se produce tras el
ejercicio".


En
este sentido, la cerveza sería "exactamente igual que si tomáramos
agua", por lo que recomendó el consumo de la bebida fermentada a todas
aquellas personas que no tengan ninguna contraindicación.


"No
se encontró ni un efecto específico ni uno negativo que se pudiera
atribuir a la ingesta de cerveza en comparación con la ingesta sólo de
agua", recalcó Castillo.


Asimismo,
el doctor señaló que durante las conferencias se presentará otro
estudio que descarta que exista "ninguna relación" entre el consumo de
cerveza y la tendencia a desarrollar "barriga cervecera".


El
doctor Ramón Estruch, del Hospital Clínico de Barcelona, explicó por su
parte los resultados de varios estudios que demuestran que el consumo
moderado de la cerveza "ayuda a la prevención de accidentes
cardiovasculares, gracias a sus efectos antioxidantes y
antiinflamatorios de las arterias".


Además,
proporciona protección frente a factores de riesgo cardiovascular, como
son la diabetes, mejora de la presión arterial y del perfil lipídico,
es decir, baja el colesterol malo y aumenta el bueno, o los parámetros
de inflamación que causan la arterioesclerosis.


El
alcohol que contiene la cerveza "tiene ciertos efectos positivos", que
se multiplican sumados a sus componentes no alcohólicos, como los
polifenoles.


El
doctor señaló que actualmente se están llevando a cabo investigaciones
para determinar si los beneficios de la cerveza con alcohol sobre
personas sanas son mayores que los de la cerveza "sin", aunque señaló
que hay indicios para pensar que la primera tiene ciertos efectos más
positivos.


En
cualquier caso, Estruch subrayó la importancia de que la cerveza "se
consuma dentro de un patrón de alimentación saludable, y en concreto de
la dieta mediterránea".


La
doctora María Teresa Fernández Aguilar, de la Agencia de la Salud de
Valencia, señaló los efectos beneficiosos de la cerveza sin alcohol para
las madres lactantes.


La
doctora y pediatra se refirió a un estudio presentado en agosto en
Valencia, que demostró que los niños amamantados por madres que
consumieron dos cervezas sin alcohol durante la lactancia tiene menos
posibilidades de padecer enfermedades como el cáncer o la
arteriosclerosis, debido a la transmisión de los componentes
antioxidantes de dicha bebida.


"Los
resultados nos sorprendieron a nosotros mismos", afirmó Fernández,
quien añadió que la cerveza "sin" sería más recomendable que otras
bebidas gaseosas con base química.