9 abr. 2012

NOTICIA: Vacuna para prevenir los infartos





Con
el paso del tiempo hemos ido descubriendo, a un precio muy caro, la
importancia de la prevención en la enfermedad cardiovascular.  Sin
embargo, muchos seres humanos siguen muriendo por esta causa, otros
pasan a extender la lista de discapacitados.  En ese largo camino se ha
descubierto el papel que juegan en la producción de este mal los
alimentos de origen animal, las grasas trans, la falta de ejercicios
físicos y el consumo de alimentos de origen vegetal, por su gran aporte
de fibra.




En
estos momentos la comunidad científica está muy ocupada en los estudios
sobre una vacuna para la prevención de estos trastornos y empezamos a
recibir los informes de los reportes.  Investigaciones realizadas en
Suecia y Estados Unidos de Norteamérica, publicadas en la primera semana
de abril del año 2012 por la BBC de Londres, presentaron trabajos sobre
este tipo de profilaxis en el Imperial College de Londres en una
conferencia de la Sociedad Europea de Cardiología, donde expusieron
acerca del fármaco y su gran acción inmunológica contra la grasa que se
deposita en la capa interna de las arterias y que se forma
principalmente por la acumulación en ella del llamado colesterol malo
(LDL).


Se
espera que la aplicación masiva de esta vacuna, estudiada tanto en
inyección como en spray nasal, disminuya, de manera sustancial, la
mortalidad mundial porque las enfermedades cardiovasculares son en este
momento la causa principal de muerte en la humanidad.


Aunque
actualmente se está trabajando con esta vacuna en decenas de centros de
salud de Estados Unidos de Norteamérica y Canadá la alimentación no
deja de ser un elemento que se debe tomar muy en cuenta en la prevención
de la enfermedad cardiovascular, donde el principal problema es el
depósito de grasa conocido como ateroesclerosis, que produce estrechez
del diámetro de los vasos con riesgo de obstruirlos y causar la muerte
del tejido nutrido por ellos.  Es a esto a lo que se llama infarto,
tanto del corazón, cerebro como de cualquier órgano.


El
uso de esta vacuna no garantiza ciento por ciento la prevención de
todos los casos de infartos, pero reduce de manera significativa el
segmento poblacional que puede ser impactado por este grave problema de
salud.


Debido
al alto costo de este medicamento, como es de esperarse, va a ser muy
caro cuando se realice la introducción del mismo en el mercado, llegará a
un número muy limitado de personas; pero luego se logrará que los
seguros de salud asuman el precio en los usuarios de mayores riesgos y
con su inclusión en la lista de los medicamentos esenciales de la
Organización Mundial de la Salud, el producto bajará de manera muy
considerable.  Mientras eso sucede no deje de tomar en cuenta la
importancia de los ejercicios físicos y la alimentación en la prevención
de esta enfermedad.


Por
lo largo del proceso para la entrada al mercado de esta vacuna, todavía
se seguirán utilizando por varios años las controversiales estatinas y
el omega tres para reducir el riesgo de ateroesclerosis y sus terribles
consecuencias. 


   


Por el Dr. Arcenio Estévez Medina