12 abr. 2012

DEPORTES - Movida arriesgada




Al entrar a su última año de contrato, los Vigilantes de Texas ellos quieren estar seguros de que recibirán tanto valor como puedan de parte de Josh Hamilton
como sea posible antes de que entre al mercado abierto. Esa es una gran
razón por la que Hamilton se moverá a su posición original como
jardinero central luego de pasar las últimas dos temporadas como
jardinero izquierdo de los Vigilantes. A pesar que los Vigilantes
inicialmente movieron a Hamilton al izquierdo para que se mantuviera
saludable, y Hamilton prefiere jugar en el central, la movida podría
costarle a él millones en el mercado de agentes libres.


Desafortunadamente, los Vigilantes no tienen muchas opciones en el jardín central. Julio Borbón nunca ha bateado en las mayores y fue enviado a Triple A para comenzar la temporada. Además tienen al prospecto Leonys Martin, pero Ron Washington dijo a principios de abril que Martin pasaría la mayor parte de esta temporada en las menores. Craig Gentry
sera un reemplazo defensivo por debajo del promedio para ellos esta
temporada. Colocar a Hamilton en el central permitirá que el equipo
optimice su alineación ofensiva.


Hamilton es uno de los jugadores más talentosos en el béisbol, pero
siempre ha tenido problemas de salud. En su primera temporada con los
Vigilantes se mantuvo saludable, pero en el segundo, las lesiones lo
limitaron a 89 partidos, al estrellarse contra la cerca del jardín
central en abril. Hamilton fue colocado en la lista de lesionados de 15
días luego del incidente, pero tuvo problemas en el resto de la campaña.
Volvió a principios de mayo, pero el 1 de junio, Hamilton fue colocado
nuevamente en la listra de lesionados por problemas abdominals sufridos
en el mismo incidente. La siguiente temporada, el equipo movió a
Hamilton al izquierdo y la decisión rindió frutos tanto para Hamilton
como para los Vigilantes. Logró participar en 133 y 121 juegos en los
últimos dos años, y no es coincidencia que haya tenido las dos mejores
temporadas de su carrera en ese periodo, ganando incluso el premio de
Más Valioso de la Liga Americana en el 2010.


Pero la decision de colocar a Hamilton de nuevo en el central es algo arriesgado considerando los mega acuerdos conseguidos por Carl Crawford y Jayson Werth
en el 2010. En las tres temporadas previas a entrar al mercado de
agentes libres, Crawford tuvo un WAR de 16.3 mientras que el de Werth
fue de 15.8. Las pasadas dos temporadas, Hamilton logró un WAR de 12.7.
Hamilton ha promediado un WAR de 4.2 por temporada. Si vuelve a llegar a
esa marca, tendría más valor que Crawford o Werth al entrar al mercado
de agentes libres. Y mientras los equipos podrían resistirse a ofrecerle
mucho dinero a un jardinero de 32 años, Werth tenía esa misma edad
cuando firmó su acuerdo de siete años y $126 millones con los Nacionales de Washington.


Mientras los buenos jardineros de esquina pueden recibir grandes
contratos en el mercado, es difícil evaluar los jardineros centrales.
Debido a que los jugadores del medio del campo son más valiosos a la
hora de construir un equipo, pocos jardineros centrales buenos llegan al
mercado. En esta temporada baja, Matt Kemp, Cameron Maybin y Andrew McCutchen recibieron contratos multianuales, asegurandose de que no llegarán al mercado en buen tiempo.


Los dos últimos contratos grandes dados a jardineros centrales en la agencia libre fueron a Aaron Rowand y Torii Hunter.
Pero comparar a ambos jugadores con Hamilton es increíblemente difícil.
Asumiendo que Hamilton consiga al menos un WAR cercano a su promedio en
esta temporada, su valor de las anteriores tres temporadas antes de
irse a la agencia libre excederán por mucho el que tenían Rowand y
Hunter al momento de firmar. Rowand acumuló un WAR de 11.4 antes de
llegar al mercado, mientras el de Hunter fue de apenas 8.3.


Desafortunadamente para Hamilton, su entrada al mercado podría coincidir con otros talentosos jardineros centrales. Michael Bourn, Shane Victorino y B.J. Upton podrían estar disponibles en el próximo invierno. Curtis Granderson podría llegar al mercado, pero a menos que sufra un colapso monumental, no debe haber dificultades en que los Yankees de Nueva York ejerzan su opción de $13 millones para el 2013.


Hamilton podría ser el jugador más talentoso de ese grupo, pero todos
los otros jardineros centrales que podrían llegar al mercado también
están catalogados como buenos jugadores defensivos. Por otra parte,
Hamilton no está bien catalogado como jardinero central. A pesar que el
UZR de por vida de Hamilton es arrastrado por un horrendo menos-15.4 en
el 2008, Hamilton ha fluctuado entre pobre y apenas pasable en el jardín
central. La ventaja que Hamilton piensa que podría tener al probar que
puede jugar en el central sería mitigada por el hecho de que habrían
mejores jugadores defensivos en el mercado.


No hay duda de que Hamilton es un jugador especial, pero su historial de
lesiones convierte su posible firma con un acuerdo a largo plazo en una
proposición arriesgada. Al moverse al jardín central, Hamilton solo
conseguirá aumentar las posibilidades de que se lastime de nuevo. A
pesar que los Vigilantes no tienen nada que perder ya que él se iría al
finalizar la temporada, Hamilton podría perder varios millones en esa
movida.